Una Ventana a la Motivación


La vida humana representa, la mayor parte de las veces,

una ecuación entre el pasado y el futuro;

pero nada se compara con el hoy y mucho menos con el ahorita.

La motivación es hoy en día es una pieza fundamental que impacta consistentemente la vida de todo ser humano, por lo que se requiere conocerlo, y más que ello, dominarlo, sólo así podemos navegar por los diferentes retos y odiseas del diario vivir; “Solo aquel que estará en condiciones de formar una cultura del sentir será capaz de tener una personalidad sólida y confiable, ya que habrá desarrollado la herramienta más importante para lograr su realización en todos los aspectos y géneros en el que se proponga incursionar.” Técnicas terapéuticas del Aprendizaje. Si bien es cierto, hablar en este contexto fundamenta y fortalecerá el conocimiento de si, en la forma como sutilmente nos manifestamos: Mental, Espiritual, Social, Económica y Física. Siendo la cuarta directamente en donde se manifiesta la motivación ya que en esta se manifiesta el valor de la psiquis para impulsar a la realización a todo ser humano. A continuación revelare algunas circunstancias fundamentales en el devenir del ser humano los siguientes conceptos, por su brevedad, resulta una incipiente fuente de estudio de la motivación, puede ser de óptima ayuda a la hora de una consulta rápida, o si lo que se desea es una mera introducción a la motivación.

La motivación como piedra angular de la personalidad.

En el proceso del crecimiento de la personalidad de todo ser humano van suscitándose varios eventos que van forjando en el diario vivir lo que fundamentaremos como personalidad, esta se ve gestada desde el seno materno y su tiempo de incubación acaba su fase hasta la edad de 7 años donde tenemos un matiz propio donde nuestro proceso de interpretación y el sentir, están los suficientemente abiertos para ir asimilando todos los diferentes procesos evolutivos y en los cuales requerirá del fortalecimiento motivacional para alcanzar sus metas ya que la vida es fundamentalmente ebullición, actividad y desarrollo. Todos estamos en continua actividad, ¿Por qué nos movemos, actuamos, nos interesamos por las cosas y nos inquietamos sin cesar?. El estudio de la motivación y su influencia en la vida, pues, no es otra cosa que el intento de averiguar, desde el punto de vista de la sicología, a qué obedecen todas esas necesidades, deseos y actividades dentro del ser, es decir, investiga la explicación de las propias acciones humanas y su entorno: ¿Qué es lo que motiva a alguien a hacer algo? ¿Cuáles son los determinantes que incitan?. Cuando se produce un comportamiento extraordinario de algún individuo siempre nos parece sospechoso. Frecuentemente intentamos explicar el patrón diferente haciendo referencia a los motivos, por ejemplo, si alguien triunfa en la bolsa escucharíamos el típico comentario que cita el dinero como motivación para dicho individuo. Hay que recordar que “en este mundo todo se mueve por la fe el dinero y el trabajo”. Por eso es de vital importancia estudiar los impulsos, tendencias y estímulos que acosan constantemente nuestra vida y nuestro organismo y que nos llevan, queramos o no, a la acción. Basándonos en esta afirmación se puede decir que cualquiera que intente responder a estos interrogantes está intentando explicar la motivación. Los psicólogos que estudian la motivación procuran comprobar las explicaciones de estos hechos mediante el estudio experimental. Algunos psicólogos tratan de explicar la motivación desde los mecanismos fisiológicos. Por eso son importantes los descubrimientos relativos al control de la acción por partes del cerebro como el hipotálamo, el sistema activador reticular y el sistema limbito. Otros en cambio buscan los determinantes de la acción en términos de conducta y comportamientos.

Otro punto a destacar es que cuando hablamos de conducta motivada la estamos diferenciando claramente de conducta instintiva y esta se logra afinar con el desarrollo del sentir.

Mientras una conducta instintiva no requiere “voluntad” por parte del sujeto, la conducta motivada sí que la requiere. Así pues no conviene confundir la motivación con los estímulos ni con los instintos; los tres impulsan a actuar, pero su origen y sus funciones son muy diferentes; Como su propio nombre indica la conducta motivada requiere un motivo por el cual ponerse en marcha a desempeñar. Una conducta está motivada cuando se dirige claramente hacia una meta u objetivo. El motivo es algo que nos impulsa a actuar, la necesidad de trabajar por el pago. El motivo se presenta siempre como un impulso, una tendencia, un deseo, una necesidad. Piezas fundamentales de una formula sencilla:

Deseo + Motivación + Decisión – Duda = Acción Creativa

No todos los motivos tienen un mismo origen, ni son de la misma intensidad, ni tienden hacia las mismas cosas. Pero, sin embargo, se puede decir que el campo de la motivación en el ámbito del desarrollo humano abarca la totalidad del psiquismo humano comprendiendo una gama amplísima de móviles que incitan al hombre constantemente a actuar y superarse. Así podemos señalar móviles que van desde los impulsos más elementales, como el hambre, el sueño, la necesidad de trabajo, hasta los más complicados y complejos como puede ser el impulso o deseo de cierta persona a ser ingeniero de telecomunicaciones, periodista, maestro. Así pues vemos que toda actividad está motivada por algo, y ese algo es lo que hemos llamado motivo. Motivo es, pues, lo que nos impulsa a la acción, a la actividad. Esta actividad motivada es como un circuito cerrado en el que se pueden distinguir tres momentos principales: motivo, conducta motivada por el ambiente laboral y disminución o satisfacción de la necesidad.

Resultado de la reacción individual al ambiente, Lewin (citado por Dessler, 1993) llegó a las siguientes conclusiones acerca de la motivación:

(a) La motivación depende la percepción individual subjetiva sobre la relación con su ambiente.

(b) El comportamiento se determina por medio de la interacción de variables, es decir, la tensión en el individuo la validez de una meta y la distancia psicológica de una meta.

(c) Los seres humanos funcionan en un campo de fuerzas que influyen en la conducta, como las fuerzas de un campo magnético, por lo que la gente tiene diferentes impulsos motivadores en distintos momentos, es por eso que la motivación es el elemento esencial de la acción creativa. Por ejemplo: en el contexto del trabajo algunas fuerzas inhiben mientras otras motivan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: